El Entrenamiento Deportivo como proceso de carácter perspectivo o largo plazo

Profesor Robert Quezada - El Entrenamiento Deportivo Perspectivo o a Largo Plazo, conlleva a la concepción de una planificación para varios años, en dependencia de la edad del deportista y de su nivel de preparación; en la misma se determina por años, las tareas y los medios de preparación. El principal objetivo de este proceso va orientado hacia el logro de altos ritmos de crecimiento de la Maestría Deportiva, hasta el nivel de las exigencias actuales.

La edad para el comienzo de la especialización deportiva, el tiempo necesario para la obtención de altos resultados competitivos y la mantención de éstos, se convierten en las bases fundamentales para una planificación acertada de este proceso.
 
Etapas de la construcción de un deportista a largo plazo

  • 1.       Etapa de la preparación inicial.
  • 2.       Etapa de la preparación preliminar de base.
  • 3.       Etapa de la preparación especial de base.
  • 4.       Etapa de la realización de los máximos resultados.
  • 5.       Etapa de conservación de los máximos resultados.
  • 6.       Etapa de Desentrenamiento.

I. Etapa de la Preparación Inicial.
 
En esta etapa, la preparación del deportista se caracteriza por el uso de numerosos y variados métodos y medios de entrenamiento, los cuales incluyen, tanto la preparación multilateral como la polideportiva, con un marcado acento lúdico.
 
II. Etapa de la Preparación Preliminar de Base.
 
En esta fase sigue predominando el entrenamiento multilateral, con un volumen modesto del ejercicio especial. Sólo en el caso de los deportes de alto nivel coordinativo, el volumen de trabajo especial puede ser de cierta importancia respecto al volumen total.
 
III. Etapa de Preparación Especial de Base.
 
Se siguen manteniendo ciertos niveles de preparación general donde empieza a predominar el trabajo específico. En esta fase se perfeccionan los niveles técnico – básicos de la modalidad deportiva hacia la que el deportista debe encaminar su trayectoria. Se emplean ampliamente los medios que permiten aumentar el potencial funcional del organismo. Para ello se deben utilizar elevados volúmenes de trabajo.
 
IV. Etapa de Realización de los Máximos Resultados.
 
Se basa fundamentalmente en el desarrollo de cargas de orientación especial. Se incrementa la intensidad del trabajo hasta sus valores máximos. Se supone que durante este período se logren los mejores resultados de su vida deportiva.
 
V. Etapa de Conservación de los Máximos Resultados.
 
Se mantienen las cargas de orientación especial con la debida correspondencia con la edad del deportista, es decir se orientan hacia una disminución progresiva de la intensidad de trabajo y número de competencias, preparándolo de cara al retiro.
 
VI. Etapa de Desentrenamiento
 
El retiro de los escenarios competitivos al mas alto nivel, en la actualidad no significa para nada el dejar de entrenar con fines competitivos.
 
El Desentrenamiento, conjuntamente con una disminución notable de las exigencias que se le presentan al deportista en comparación con la etapa de su mayor esplendor deportivo, sigue concibiendo la presentación de éstas a este deportista, cuyo tránsito por el deporte le ha ocasionado múltiples cambios a nivel orgánico y psicológico que son irreversibles, por lo tanto la necesidad de seguir entrenando y compitiendo, harán posible que dichos cambios no se conviertan en un lastre para la salud y por ende la calidad de vida de estas personas.  

"El Entrenamiento Deportivo como Proceso Perspectivo o a Largo Plazo"

De todo este análisis, concluimos en la siguiente reflexión.
 
El Proceso de Entrenamiento Deportivo, es sumamente complejo a partir de todos los factores e indicadores que influyen y que tendrán que ser tomados en cuenta para la concreción de su propósito macro: LA OBTENCIÓN DE UN MÁXIMO RENDIMIENTO Y UN ÓPTIMO RESULTADO, pero más allá de todo esto resulta indispensable que en primer plano se visualice al deportista como PERSONA, para que el alcance de tamaño-propósito no se convierta en un impedimento para su desarrollo futuro como ciudadano.
 
“.. EL FINAL DE LA VIDA DEPORTIVA, DEBE MARCAR EL INICIO DE UNA NUEVA ETAPA COMO AGENTE DE CAMBIO SOCIAL A PARTIR DE LA EXTRAPOLACIÓN DE TODAS LAS POTENCIALIDADES QUE NOS HA DEJADO EL DEPORTE…”