Cubano Tony El Haitano Gonzalez

Por: Edwin Kako Vazquez - Andrés Antonio González conocido como “El Haitiano”,  natural de la Central Cunagua, Cuba fue un jugador muy hermético defensivamente hablando. En tres ocasiones comandó los  guardabosque  en la tabla defensiva de la Liga Nacional. En 1962  se convirtió en el primer jardinero central de tres en la historia de las Grandes Ligas  en finalizar una temporada con 1000 de average defensivamente.

Abundando más en su hazaña de 1962 encontramos que participó en un  total de 114 juegos,  8 asistencias, 2 dobles jugadas en  276 chances sin cometer pecados. Por vida en 1,447 partidos cometió solamente 39 errores en 2,895 chances, 73 asistencias para un respetable 987 %.

Paso la mayor parte de su carrera la pasó  con los Filis de Filadelfia (1960-68) donde en 1967 terminó segundo en bateo (337) en el más viejo de los circuitos. Ofensivamente González fue un jugador muy aplicado en el cajón de los bateadores, trabajaba muchas bases por bolas, podía batear con poder y conectaba líneas cortas. En 1962 sacó del parque 20 pelotitas blancas, en1963 atinó 36 dobles y 12 triples.

Inicialmente firmó en 1957 con el Cincinati Red Legs como agente libre, en 1969 es drafteado en el sorteo de expansión por los Padres de San Diego en el turno 37. En este equipo se unió a otros latinos como José Arcia (Cuba), Roberto Pena (República Dominicana), Iván Murell (Almirante, Panamá),  Jerry Morales (Yabucoa, Puerto Rico) y Rafael Robles (República Dominicana).

En 1969 es cambiado a os Bravos de Atlanta por Walt Hriniack y Vank Kelly y un jugador de Liga Menor. Fue comprado por el California Angels en 1970 y dejado en libertad en 1971. Durante la temporada de 1962 bateo libremente en 17 partidos, visitó su única postemporada  en 1969 cuando los Bravos de Atlanta se enfrentaron a los Mets de Nueva York.

Su promedio por vida fue  286, 1,559 juegos, 5,195 turnos al bate, 690 anotadas, 1,485 hits, 238 dobles, 57 triples, 103 cuadrangulares, 615 impulsadas, 467 bases por bolas y 706 ponchetes.

Tuvo una gran carrera con el Cienfuegos, durante los últimos cuatro campeonatos de la Liga Profesional Cubana desde 1957-58 hasta 1960-61, especialmente en 1959-60, cuando capturó el liderato de los bateadores con .310 de average, acompañado de 10 jonrones, 14 dobles, 2 triples, 34 anotada, 35 empujadas y 5 bases robadas.

Sus numeritos completos con los Elefantes fueron de .269, el producto de 202 hits en 730 veces al bate, con 102 anotadas, 74 impulsadas, 36 dobles, 10 triples y 18 jonrones.