La Vida del Boricua Orlando Peruchin Cepeda

Por Daniel "Clutch" Mercado Castro - Orlando "Peruchín" Cepeda: "El Controversial"

No hay duda alguna que la vida del astro boricua, Orlando "Peruchín" Cepeda, fuera del terreno de juego es una llena de controversias. Dentro del terreno de juego fue todo un campeón, una leyenda viviente y digno representante de la raza latina. El "Baby Bull" se convirtió en Novato del Año de la Liga Nacional en la temporada del 1958, logrando unánime tan prestigioso galardón. Cepeda logró ser el primer latino en lograr ese titulo. Peruchín, hijo de la gloria del beisbol invernal borincano, Perucho Cepeda, firmó como profesional en 1955, venciendo las barreras del racismo, discrimen y la falta de dominio del idioma inglés.

La Vida del Boricua Orlando Peruchin Cepeda En el 1958, los Giants se mudaron de New York a San Francisco donde debuta Cepeda en compañía de otros astros del deporte como Willie McCovey, Juan Marichal y el gran Willie Mays. En esa temporada promedio .312, con 25 cuadrangulares, 96 empujadas, 88 carreras anotadas, 188 incogibles, 38 dobles, 4 triples en 148 juegos jugados. Nada mal para un novato.
 
Orlando Manuel Cepeda Pennes se convirtió en el Jugador Más Valioso en la temporada del 1967 cuando militaba con Saint Louis. "Peruchín" promedió .325, con 25 cuadrangulares, 111 empujadas, 37 dobles, 183 incogibles, 91 anotadas en 151 juegos participados durante la temporada. La aportación de Cepeda llevó su equipo a conquistar el campeonato en la Serie Mundial ese año. Cepeda militó para seis equipos entre los que se encuentran: Giants, Cardinals, Athletics, Red Sox, Royals y Braves. "Peruchín" fue elegido a participar en siete Juegos de Estrellas durante su carrera e inclusive fue campeón bate de la Liga de Beisbol Invernal de Puerto Rico, con los desaparecidos Cangrejeros de Santurce, para la temporada del 1958-1959.
 
En la temporada del 1966 ganó el Jugador Regreso del Año y el Bateador Designado del Año en 1973. El numero 30 que vistió en su uniforme fue retirado por los Gigantes de San Francisco y en Puerto Rico, dentro del Estadio Hiram Bithorn, junto a Roberto Clemente Walker. Una estatua de Cepeda decora el Museo del Deporte Puertorriqueño, como parte de su ingreso en el 1993 al Salón de la Fama de Puerto Rico.
 
Cepeda se retiró en 1975, aunque finalizó de jugar beisbol en 1974, luego de 17 campañas. En el 1975 lo detuvieron en el Aeropuerto de Isla Verde, Puerto Rico por ingresar, vía contrabando, 160 libras de marihuana a Isla. En el 1976 fue declarado culpable por narcotráfico y sentenciado a cinco años de cárcel, los cuales cumplió 10 meses en la cárcel federal del estado de Florida. El "Baby Bull" terminó su carrera con 2,124 juegos jugados, 7,927 turnos al bate, 1,131 carreras anotadas, 2, 351 incogibles, 417 dobles, 27 triples, 379 cuadrangulares, 1,365 empujadas y un .297 de promedio final. La cantidad de cuadrangulares fue un record para un "Boricua" en las Grandes Ligas y que solo ha sido superado por Carlos Delgado y Juan "Igor" González. Pero la controversia con las drogas no permitía que una espectacular carrera como pelotero fuera merecedora del pase al Pabellón de la Fama en Cooperstown.
 
En el 1999 se concede el honor final que tanto Cepeda esperaba, su bien merecido pase a Cooperstown. A pesar de ser ignorado por 15 años de elegibilidad, el honor fue consumido por el Comité de Veteranos al Salón de la Fama y "Peruchín" fue exaltado como toda una leyenda de este deporte. No fueron en vano los 24 años de espera, sirvieron para limpiar su nombre ante sus fanáticos, pagar a la sociedad la deuda de sus actos negativos, crecer como ser humano y líder comunitario.
 
La controversia nuevamente toca la vida del "Baby Bull". Ahora Cepeda renueva su controversia con las drogas cuando fue detenido el pasado año en California, transitando en la autopista I80, del condado de Solano, a exceso de velocidad (83 millas en zona de 65). Al detener a Cepeda, se encontró droga (un polvo blanco que se presumió era cocaína o metanfetamina y una presunta picadera de marihuana), parafernalia y un aparente fuerte olor a marihuana en su vehículo. Amy Mulata fue la oficial de la Patrulla de Autopistas de California, quien junto a la unidad canina, detectaron la marihuana, una jeringuilla y un polvo blanco parecido a cocaína. Cepeda fue fichado por cargos menores de posesión de drogas y violar el límite de velocidad.
 
El "Baby Bull" salió bajo fianza al pagar los $12,600 impuestos. "Peruchín" sostiene su inocencia y alegó que la droga era legal, que era para un familiar que la tiene recetada para la diabetes, o sea para fines medicinales. La fiscalía estatal de California no había sometido cargos luego de al menos 120 días de los hechos, violentando el derecho de Cepeda de un juicio justo y rápido y a su vez sin ninguna explicación. A más de seis meses de este "circo", el abogado de Cepeda, Ted Cossman, continúa confiado de que su defendido saldrá absuelto.
 
Lo triste de todo este incidente es que no importa que el resultado sea positivo para Cepeda, su imagen nuevamente será maltrada y relacionada con algo tan negativo como las drogas ilegales. En los pasadas meses se ha comentado mucho sobre el arresto del conocido "Peruchín" y eso preocupa a muchos fanáticos del béisbol. El solo hecho de mencionar a un miembro del Salón de la Fama del Béisbol en problemas, ha puesto a temblar a Cooperstown y su alta reputación. Se ha rumorado que de salir culpable Cepeda podría ser expulsado del prestigioso Salón de la Fama y convertirse en el primer miembro en ser sacado después de ser electo. Esto, gracias a Dios, solo son rumores, pero siempre hay una posibilidad. Esperemos que finalmente todo salga bien al "Cha Cha Cha" y que su inmortalidad permanezca eternamente en el pabellón sagrado de las leyendas del béisbol.
La verdad es que ya sea en lo bueno ó en lo malo, "el controversial" a través de los años sigue dejando de que hablar. Pa’ lante "Peruchín".