Como Ser un Buen Receptor en Béisbol

Por Edwin Kako Vazquez - Saludos amigos lectores hoy estaremos visualizando la definición lo que es ser un buen receptor y sus intimidades detrás del plato. Muy cierto es que el arte de este jugador es de los más difícil, de los más costoso y lo de más exigencia física requerida. Esta posición requiere una buena inteligencia deportiva, buen brazo, buenas piernas, buenos ojos, temperamento apacible y prever las jugadas en el cuadro y los bosques. Tanto es así que la ciencia de la receptoría encierra casi toda la ciencia del Béisbol.

Algunas veces me pregunto cuál, el lanzador o el catcher, es el mejor o más importante en el juego de béisbol. Personalmente mi opinión es que es tan necesario e importante el uno como el otro, dependiendo de las circunstancias.El catcher un jugador vestido cual la época medieval es el más que tiene en un juego y por tanto, el que más oportunidades tiene para cometer errores, igualmente para lucirse, ha ahí él por qué la ciencia de la receptoría debe estudiarse y aprenderse bien.

Por ser el jugador más ocupado en todo el juego y siendo como son sus errores fatales, que cuestan la pérdida de los partidos en la mayoría de las ocasiones. Este deberá desarrollar una consistencia física tremendamente fuerte y un poder de anticipar jugadas, aún más rápidas, sin fallar en ellas, de lo contrario cometería un sinfín de errores de cabeza o de criterio o de juicio, que redundarían en la derrota de su equipo.

Cuando el catcher comete un error defensivo, en muy raras ocasiones cuesta carrera, a menos a menos que no sean jugadas cerradas desarrolladas en en los alrededores del plato.Mientras que si él al lanzador que le tire una bola al pecho a un bateador, que se sabe y él conoce, que esa es la clase de bola que dicho bateador batea, eso es o que podría llamar un error de cabeza y que podría costar un juego.

Son errores desapercibidos, así los llamo yo, y ¿ por que?: Por que esta clase de errores son invisibles para el manager y para el público y hasta pare el resto el equipo. Hay que estudiar el sitio débil de cada bateador, por bueno que sea, siempre tendrá un sitio que le pegará a la bola incómoda.

El receptor tendrá que estar listo, alerta, en todo tiempo, no se puede distraer, ni mucho menos olvidar el sitio que el bateador le da a la bola sólida, cosa de que cuando le pida al lanzador, le indique el sitio débil y éste pueda tirar su bola lo más efectiva posible, evitando batazos limpios. Un buen catcher será aquel que siempre éste en el juego, esto quiere decir que no estará pendiente a nada ni a nadie, sino a su juego, anticipando las jugadas, alentando a su lanzador y a sus jugadores. Si no salen sus predicciones no es su culpa, más él cumplió con advertirles, es su deber, es su obligación, es parte de su ciencia.

Sin lugar a dudas el catcher es el alma del juego, sobre él pesa toda la defensiva de su equipo, es el timón, es la rueda que gobierna la máquina, por él y nada mas que él, por ser el único jugador que está de frente a todas las jugadas en el cuadro y en los bosques. El deber del receptor es avisar cuando viene al bate un jugador peligroso, para que todo el cuadro y los bosques estén alertas.

Se sobreentiende que todos y cada unos de los jugadores en el juego deben estar prestos, pero a veces ocurre que muchos de distraen y a pesar de que su cuerpo está en el juego, su mente está fuera de él. Por eso el catcher es el responsable de mantener a todos en el juego infiltrándoles confianza, interés, para que nunca decaiga la moral del equipo, no importa el estado del partido.

Un recordatorio para todos los catcher es que la ocasión más propia para recordarlo o avisarle a sus compañeros sobre la futura jugada, es después de haber mirado a todas las bases y a todos los jugadores antes de darle la señal a su lanzador para el lanzamiento.

Es tan esencial esta actitud, como lo sería para los corredores de bases mantenerse sobre sus almohadillas hasta que el lanzador se meta en el cajón y esté listo para lanzar, economizando así energías y el peligro de ser atrapados o sacados de out. Esta gran precaución pone en contacto y acción verdadera a todos los peloteros dentro del juego.

Existen muchos receptores que su alegría y pimienta no es ningún beneficio a su equipo, por que no dicen nada útil, interesante, práctico. Se necesita algo más, como por ejemplo, recordarle al pitcher que tiene que cubrir la primera si él va a fildear la plancha, recordarle al jardinero corto que debe cubrir la segunda, es caso de bateo por éste y primera, o tratando de distraer el bateador, gritándole a su lanzador..... ponla aquí o allí.

Todas estas perspectivas amigo aspirante a receptor o receptor ya, son bases fundamentales que diferencian a un catcher. Muchos receptores han fracasado y no es por que no tengan material, si no por que ellos no estudian esa posición, todo principiante deberá empezar cultivando la ciencia de la receptoría, desde la teoría hasta la práctica sobre el terreno.

El Limpiador Cuarto Bate
Fundamentos del Bateo y Bases
Fundamentos del Lanzador y Repector